Crackers crudiveganos: de pipas y de raíces.


Crackers crudiveganos: de pipas y de raíces.

Son muchas las personas que últimamente me preguntan por como hacer crackers crujientes, saludables, sin gluten y vivos. Este post va por tod@s ell@s.

Es una buena manera de sustituir el pan y las famosas “tostaditas” integrales llenas de conservantes, trigo y grasas poco saludables. Como con la mayoría de estas preparaciones vivas, solo necesitamos ser pacientes con la elaboración, debemos prepararlas con mucho amor, pero el resultado es tan bueno y tendremos para tantas veces, que vale la pena el esfuerzo.

Otras de las dudas que surgen es… ¿Necesito deshidratadora?

La respuesta: No es necesario.

Puedes deshidratar al sol o en el horno. Entiendo que la primera opción no es fácil llevarla a cabo por todo el mundo, pero os aseguro que es como mejor quedan los alimentos, el sabor es diferente.

Con la opción horno, surge la pregunta del coste, y he de decir que es más elevado (20 céntimos de euro/hora)  que si lo hacéis con deshidratadora (2 céntimos de euro/hora aproximadamente). Hay varias en el mercado, con precios varios, ponte en contacto conmigo si te surge alguna duda a la hora de decidirte por alguna.

En casa siempre tengo diferentes tipos de crackers, como os he comentado antes, necesitas dedicarle tiempo para prepararlos, pero luego tienes crackers para muchos días, se conservan perfectamente en un recipiente hermético durante meses.

Hoy comparto con vosotr@s dos diferentes, y a cual más bueno, tengo que advertiros que… ¡Crean adicción! Están tan buenos…

Eso si, cuidado con la cantidad que tomamos… al ser un producto deshidratado, al ingerirlo utiliza el agua de nuestro cuerpo, por eso, es importante tomar una cantidad prudente y por supuesto estar bien hidratados para no tener problemas después.

Podéis acompañarlos con un paté vegetal, un hummus, guacamole… ¡o solos!

Crackers de pipas de girasol y calabaza

crackers pipas 2

Ingredientes:
  • 250 gr calabacín
  • 1/2 cebolla tierna
  • 1 cucharada de levadura nutricional
  • 1 cucharada de comino en grano
  • 15 ml de tamari
  • 100 gr de pipas de girasol
  • 100 gr de pipas de calabaza
  • 100 gr de semillas de lino
  • 100 gr de sésamo
Elaboración:
  1. Ponemos en remojo las pipas de girasol, pipas de calabaza, semillas de lino y semillas de sésamo durante al menos 4 horas. Es importante hidratar la semilla de lino con la misma cantidad de agua que de semilla, veréis que se gelifica, es el alimento que hará de “pegamento” de nuestros crackers.
  2. Con ayuda de un procesador de alimentos, trituramos el calabacín y la cebolla tierna.
  3. Incorporamos la mezcla anterior en un cuenco y añadimos la levadura nutricional, el comino y el tamari. Mezclamos bien y dejamos macerar.
  4. Escurrimos las semillas que teníamos en remojo y añadimos a la mezcla.
  5. Extendemos la masa en la bandeja (con lámina antiadherente) de la deshidratadora formando una capa fina.
  6. Con ayuda de una espátula o un cuchillo cortamos la masa al gusto (cuadrados, triangulares…), si no lo hacemos, nos quedará la placa completa deshidratada y podremos cortarlos después con la mano libremente, quedará más rústico.
  7. Deshidrataremos durante 6-8 horas a 40-43º y le daremos la vuelta y deshidrataremos hasta que queden bien crujientes.
  8. Guardaremos en un recipiente de cristal hermético.

Crackers de raíces

crackers raíces

Ingredientes:
  • 4 zanahorias
  • 1 nabo blanco
  • 1 remolacha pequeña
  • 6 rábanos
  • 1 cebolla
  • 100 gr de semillas de lino
  • 15 ml de tamari
  • 1 cucharadita de orégano
  • 100 gr de pipas de calabaza
  • Trigo sarraceno germinado y deshidratado (opcional)
Elaboración:
  1. Dejamos en remojo las pipas de calabaza y las semillas de lino durante al menos 4 horas.
  2. Con ayuda de un procesador de alimentos trituramos las zanahorias, el nabo, la remolacha, y la cebolla.
  3. Incorporamos a la mezcla el tamari, el orégano, las semillas de lino y las pipas de calabaza escurridas. Trituramos.
  4. Extendemos la masa en la bandeja (con lámina antiadherente) de la deshidratadora formando una capa fina.
  5. Con ayuda de una espátula o un cuchillo cortamos la masa al gusto (cuadrados, triangulares…), si no lo hacemos, nos quedará la placa completa deshidratada y podremos cortarlos después con la mano libremente, quedará más rústico.
  6. Añadiremos por encima el trigo sarraceno.
  7. Deshidrataremos durante 6-8 horas a 40-43º y le daremos la vuelta y deshidrataremos hasta que queden bien crujientes.
  8. Guardaremos en un recipiente de cristal hermético.

¡Espero que los elaboréis y me contéis que tal os quedan, estoy segura que os encantarán!

¡Feliz sábado!

 

Hay 1 comentario

Add yours