Bolas chinas


Bolas chinas

El post de hoy es especial, tengo la gran satisfacción de tener una colaboración de Mariló AGonzalez, antropóloga, matrona, amante de la naturaleza y creadora del blog “Mi menopausia y tu andropausia”, dedicado a todas aquellas personas que ven en la menopausia y la andropausia una etapa más en sus vidas, lleno de información muy interesante y publicaciones redactadas con mucha sensibilidad.

Es una profesional de la salud con mucha experiencia, es por ello que le pedí que escribiera para Especie natural sobre las bolas chinas, ya que es un accesorio poco conocido y muy importante para nosotras, las mujeres. No lo dudó ni un momento, mil gracias Mariló por compartir con nosotr@s tus conocimientos.

Si necesitáis más información sobre el tema, podéis contactar con ella a través de su blog.

BOLAS CHINAS

La historia de este accesorio es tan antigua como el Japón feudal; las bolas chinas o “Ben Wa” se crearon para satisfacer las necesidades sexuales del emperador de aquella época.

El fin de las bolas chinas era preparar a las concubinas antes de tener relaciones sexuales para no tener que esperar que la vagina lubricara. Pero en el Japón de aquella época no sólo las usaban las concubinas del emperador, sino también las Geishas, por eso también se denominan “bolas de geisha”.

Más allá de su utilidad en el ámbito sexual, actualmente estos instrumentos se emplean para fines médicos, así como para mejorar los procesos de lubricación y ejercicios musculares.

 Las bolas chinas cada vez son más utilizadas y reconocidas como método para el fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico, y por tanto, como método para prevenir los trastornos genitourinarios y corregir problemas como la incontinencia urinaria.

Practicar ejercicios con las bolas chinas es muy satisfactorio, pues fortalece y tonifica la musculatura del suelo pélvico, lo que mejora la elasticidad vaginal y la sexualidad, permitiendo disfrutar de relaciones más placenteras, además de disminuir problemas de incontinencia urinaria, facilitar el parto y la posterior recuperación.

 

bolas chinas ilustracion

¿Cómo usarlas?

1. El primer ejercicio con bolas chinas que proponemos es el más indicado para fortalecer el suelo pélvico y para aquellas mujeres que se inician en su uso.

Los pasos que debes seguir son:

  • Túmbate boca arriba, con las piernas ligeramente flexionadas y relájate.
  • Aplica una gotita de lubricante acuoso en el extremo de la bola que introducirás en la vagina.
  • Introduce esa única bola en la vagina y tira del cordón suavemente intentando extraerla mientras contraes los músculos de la zona haciendo fuerza durante 10 segundos, para lograr mantener la bola dentro.
  • Luego, deja de hacer fuerza y mantente relajada unos segundos.
  • Puedes repetir este ejercicio y hacer 4 series durante 10-15 minutos aproximadamente.

Este ejercicio es ideal para ir aumentando el tiempo de práctica de forma progresiva hasta llegar a lograr que la vagina sea capaz de sujetar las bolas chinas en su interior.

2. El siguiente ejercicio puede hacerse en un inicio durante un período de tiempo muy corto e ir aumentándolo progresivamente hasta llegar a los 10 segundos. Toma nota de los pasos que debes seguir:

  • Colócate tumbada boca arriba y con las piernas flexionadas.
  • Introduce las dos bolas chinas en tu vagina.
  • Un vez has introducido las bolas chinas, intenta contraer los músculos de la vagina para que las bolas se eleven ligeramente en el interior.
  • Mantente en esa posición de 3 a 10 segundos, según tus posibilidades.
  • Luego, relaja la musculatura y respira profundamente, notarás como las bolas chinas se caen suavemente.
  • Cuando estés descansada, vuelve a repetir el ejercicio hasta en 10 ocasiones si lo deseas.

Si con la práctica de estos ejercicios llega el momento en el que conseguimos ponernos de pie, sujetar las bolas chinas y mantenerlas dentro de la vagina sin problema, entonces podremos dejarlas y llevarlas puestas mientras realizamos algunas de nuestras tareas cotidianas. El tiempo de uso recomendado se sitúa en 20 minutos.

Recomendaciones

Antes del primer uso es importante esterilizarlas metiéndolas unos diez minutos en agua hirviendo, esto también es recomendable hacerlo de vez en cuando. Siempre las lavaremos con agua y jabón neutro antes de introducirlas en la vagina y cuidaremos de que nuestras manos también estén limpias. A la hora de guardarlas, una bolsa de tela es ideal, algo que pueda aislarlas de la posible suciedad exterior.

Espero que os sea útil esta información. ¿Conocíais las bolas chinas?

 

 

Hay 1 comentario

Add yours
  1. 1
    Ero-ticas

    Las bolas chinas son un atributo indispensable de cada mujer que se preocupa por la salud y la calidad de su vida sexual. Su uso regular fortalece los músculos vaginales y mejora su estado físico, por eso lo recomiendan tanto las matronas como los ginecólogos y sexuólogos.

Hay 1 comentario