Sorbete de higo chumbo


Sorbete de higo chumbo

Mis padres me han regalado higos chumbos, ¡pelados y todo!. Creo que es una fruta que, o gusta mucho o no se soporta. A mi me encanta, y tengo la suerte de disponer de ella ya que crece de forma silvestre en toda la cuenca mediterránea, la zona donde vivo.

El higo chumbo (Opuntia ficus-indica) es el fruto de la chumbera, que en español se conoce también con los nombres de nopal, nopalera, higuera de Indias, higuera de palas, tuna, en gallego como igueirada-barbaria, en catalán como figuera de moro, en vasco como indiapico, etc.,

chumbera

Su origen se encuentra en Centroamérica, concretamente en México, donde hace más de 9.000 años ya era consumido por sus habitantes, como puso de manifiesto Callen en 1995 tras estudiar restos humanos y semillas de higos con esa antigüedad.

El higo chumbo esta compuesto en su mayor parte de agua, aportando además 65 calorías aproximadamente por cada 100 gramos de porción comestible.
Se trata de un fruto rico en vitaminas, destacando el beta caroteno (vitamina A), niacina o vitamina B3, tiamina o B1, riboflavina o B2 y vitamina C. Entre los minerales significativos se encuentran calcio, potasio y fósforo.

Son ricos en fibra soluble ( pectina y mucílagos) teniendo también un efecto saciante, y con un efecto regulador del tránsito intestinal ayudando a combatir el estreñimiento, aunque en medicina popular el fruto se considera astringente y se usa como antidiarréico.

Ricos también en flavonoides, entre los que destacan la quercetina y la rutina, ayudando a mantener en forma nuestro sistema cardiovascular.

Se puede encontrar en el mercado fresco y en conserva (generalmente en confitura, compota o mermelada, también licores), y la mejor época para adquirirlos son los meses de verano, no obstante, si se encuentran en zona de “higos de retallo” (zona de Murcia, aquí en España) es posible obtenerlos también durante los meses de invierno y, según dice la tradición, de mejor calidad.

Se suelen degustar en fresco, destacando por su sabor suave, dulce, y la originalidad de combinar la textura de pulpa y semillas. Puede tomarse como postre, en solitario o acompañando a otras frutas en macedonia.

Tambien se elabora aceite de sus semillas y jabones a partir de éste.

Existe un método para pelar los higos que sigue los siguientes pasos:

  1. Extender los higos en un suelo de arena o tierra.
  2. Removerlos con una escoba u otro utensilio generalmente de esparto y material herbáceo para eliminar las pinchas.
  3. Una vez sin pinchas, se realizan con un objeto cortante tres incisiones en el higo: dos en cada una de sus bases y otra que atraviesa su piel horizontalmente.
  4. Tras separar la piel, la pulpa o carne surge completa.

higo chumbo

Se pueden conservar durante varios días pelados en el frigorífico.

Habitualmente me los como tal cual, pelados y ya está, ¡me gusta morder sus semillas! Pero hoy me apetecía tomarlo diferente y he hecho un sorbete. Súper sencillo ehh, nada complicado, os lo prometo.

INGREDIENTES (para 2 súper sorbetes):

  • 500 gr de higos chumbos
  • Zumo de 1 limón
  • Una ramita de albahaca fresca
  • Un chorrito de sirope de coco (opcional)
  • 700 gr de hielo

PREPARACION:

  1. Ponemos todos los ingredientes en la batidora y batimos.
  2. Colamos con ayuda de una gasa, yo he utilizado la bolsa de tela para hacer quesos.
  3. Volvemos a poner en la batidora junto con el hielo.
  4. Batimos
  5. Y listo!

Si no tenemos batidora de vaso, podemos hacer solo el zumo, que también está muy rico, prescindimos del paso 3 y 4 y nos tomamos nuestro juguito con o sin hielo.

 

Categorías



Hay 1 comentario

Add yours