¡ Al rico coco!


¡ Al rico coco!

Desde siempre me ha gustado el coco…

Recuerdo cuando era pequeña e iba a las ferias o mercados y allí estaba el puestecito de coco, con los chorritos de agua para que no quedara seco, siempre compraba un cucurucho con coco troceado  ¡que rico!

A día de hoy, sigo comiendo coco y no solo troceado, sinó que de un coco aprovecho su agua, me hago un licuado de su pulpa obteniendo la “leche” de coco, y los restos,  los deshidrato, y tengo el coco rallado para hacer galletas, añadirlo al muesli o espolvorearlo en cualquier preparación.

Para mi, el coco es un súper producto. En el mercado encontramos su aceite (para consumo alimentario y/o cosmética), azúcar, sirope, harina, leche, agua, vinagre… ¡Se aprovecha todo de él! ¡Hasta la cáscara!

Os cuento como sacarle partido a un coco en casa 😉

¿Qué necesitamos?

  • 1 coco
  • 1 cuchillo
  • Recipientes
  • Martillo
  • Batidora
  • Una bolsa para hacer bebidas vegetales o una tela de gasa

¡Manos a la obra!

1. Con ayuda de la punta del cuchillo abrimos los orificios del coco.

coco 1

2. Vaciamos y ya tenemos el agua de coco.

coco 2

3. Abrimos el coco con ayuda de un martillo, una piedra o cualquier cosa que pueda romperlo (podemos serrarlo un poquito para que rompa mejor).

coco 3

4. Con ayuda del cuchillo sacamos la pulpa.

coco 4

5. La introducimos en una batidora y añadimos agua mineral o filtrada hasta obtener la textura deseada.

coco 5

coco 6

6. Con ayuda de una bolsa de tela o una gasa, filtramos para obtener la “leche” o el licuado de pulpa de coco.

coco 7

7. Aprovechamos la pulpa y la utilizamos como coco rallado, si no vais a utilizarla en el momento, aconsejo deshidratarla, en deshidratadora, en el horno a baja temperatura (40ºC) o al sol.

coco 9

¡Ya tenemos nuestra agua, licuado y coco rallado!

coco 8

 

¡ Que lo disfrutéis!

 




Hay 1 comentario

Add yours