Salak


Salak

Sigo probando frutas exóticas … Ésta personalmente no me ha gustado mucho… Pero hay que probar para saberlo.

Se llama salak, es una fruta oriental, característica del sudeste asiático. También se la llama “fruta de la serpiente” o “piel de serpiente” por las características de su cáscara. En su exterior es escamosa, de color marrón-rojizo, áspera y con una especie de “pinches”; en su interior es bastante particular también, de sabor similar a la piña, dulce y algo amarga al mismo tiempo, pero más crujiente.

Esta exótica fruta tiene sus orígenes en Indonesia y su denominación científica es Salacca zalacca. Actualmente su cultivo se ha extendido por todo el sudeste asiático, en países como Tailandia, Singapur y Malasia. Aunque es muy consumida en Estados Unidos y Japón. Para que te des una idea de su popularidad en oriente, en Bangkok, Tailandia el salak se consume como bocadillo por las calles.

El interior de esta fruta es de color blanco-amarillento y está dividido en tres lóbulos (similares a los dientes de ajo), cada uno con su semilla (similar a la del aguacate).

Si bien su sabor es similar al de la piña y tiene un aire a los cítricos que ya conoces, su textura y humedad particular te harán experimentar un mundo nuevo de sensaciones si tiene la oportunidad de probarlo.

Además de su apariencia tan especial y su sabor innovador, el salak tiene muchas propiedades beneficiosas para tu organismo, contiene calcio, taninos, flavonoides, vitamina C, calcio y fósforo, entre otros. Lo que lo hace un fruto muy completo.

Fuente: Innatia



Hay 1 comentario

Add yours